Dormir sola - Bebes
  • Compartir en:

Dormir sola

Dormir sola

por Bab en Bebés hace 4 años

Hola, tengo una niña de casi 4 meses. No sabe coger el sueño sola, necesita que la duerma en los brazos y esto se está convirtiendo en costumbre para ella. Me gustaría saber algún método para enseñarle a dormir sola, acostarla en su cuna y que se quede dormida.

7 respuestas
LORENA0
por LORENA0 hace 4 años.

¿Somos radicales en nuestra filosofía de crianza con apego?por LORENA0 en Ser padres hace 15 días

Por supuesto, es que somos como un jardín lleno de flores con muchos pétalos de colores. Todas compartimos algo: tenemos polen (una filosofía general acerca de la crianza, una manera similar de ver la maternidad) pero somos diferentes entre nosotras. 

Una flor tiene los pétalos azules (quiere amamantar seis meses, colechar esporádicamente, empezar las papillas a los cuatro meses, usar foulard y escolarizar a los dos años), otra los pétalos rosas (quiere amamantar un año, colechar unos meses, dar las papillas cuando el bebé muestre interés, le encantan los mei-tais y tiene en mente escolarizar a los cuatro años), la flor de más allá tiene los pétalos rosas y blancos (no quería dar el pecho pero al final se animó y estuvo tres meses, no colechó pero sí porteó a su bebé en una bandolera, las papillas las ha empezado a dar con seis meses y al mes siguiente llevó a su peque a la guarde por motivos laborales) y también está la flor de pétalos morados (cuatro años de lactancia, colecho durante dos años, papillas en serio a partir del año, mochila ergonómica y cole a los tres años).
 lo que quiero decir es que la crianza natural es como ese jardín lleno de flores del que os he hablado, cada una de nosotras es una flor. Todas somos bellas , con muchos colores, con un olor magnífico y cada una aporta algo especial a ese gran jardín. Pero no podemos ni debemos ser iguales, cada cual tiene su aspecto (filosofía concreta) y su forma de atraer a las abejas al polen (su manera de criar a los hijos) y no por ello una flor es mejor o más bonita que la otra (mejor madre), sino diferente.

¡Y qué bonito es hacer un precioso ramo de flores donde haya una verde, otra morada, alguna rosa, una amarilla y otra blanca! ¡Cuánta frescura y naturalidad! No perdamos nuestra esencia, aunque dejemos que de vez en cuando venga un bichito a polinizarnos con nuevas ideas y consejos.
En crianza (y en todo donde se pueda desarrollar una ideología) hay dos extremos, pongamos que son el -20 y el +20. Los signos positivo y negativo no significan que una cosa sea buena y la otra mala, son sólo signos.

Pues bien, algunas de nosotras podemos decir que estamos en el +12 (o -12), por cómo hemos llevado a cabo nuestra crianza (LM prolongada, colecho, porteo, apego, etc) mientras que tenemos amigas, vecinas o madres que pueden estar en el -8 (o +8 )

 a lo mejor vienen con unas ideas situadas en el +2 y si de pronto quien está en el +12 le suelta una parrafada de consejos bastante pro-CN, puede asustarla y esa chica retroceder hasta la casilla -4 (retroceder es como el signo negativo, no quiere decir que sea malo, simplemente indico su posición en la recta numérica). 

En cambio, si a esa chica le hablamos como si estuviéramos en el +4 y poco a poco según le parece bien lo que decimos y está de acuerdo (sino, no) le vamos ampliando información y consejos sobre el +7, luego sobre el +9 y después ya sobre el +12, podemos lograr llegar a tener unas ideas similares y nuestros consejos ser bien recibidos por ellas.

Si a alguien que está en el -14 le hablamos de cosas que están en el +12, le puede dar un jamacuco o ponérsele los pelos de punta. Y a la inversa. Son ideas diametralmente opuestas y lo que hay que buscar son puntos en común, y también poco a poco ir escuchando ideas. Tal vez estas dos personas acaben situadas en el -6 y en el +4, con mucha más afinidad y posturas más cercanas.

POR TODO ESTO CREO QUE LA CRIANZA DEBE SER INSTINTIVA" porque  deja a libertad de la madre, el actuar como la madre lo siente en determinado momento o situación!


por vanesa31 hace 4 años.
Experto

La verdad yo tampoco entiendo a que viene eso de tiranos mal acostumbrados, porque yo veo a mi hijo, no como un niño, sino como un bebé, que es lo que es, y como lo mejor que me ha dado la vida y lo que más quiero en este mundo. No se puede evitar, que cada uno de su opinión. Pero Bad, en algo estoy de acuerdo con este articulo, en el que solo me hizo falta leer el último párrafo, guíate por tu instinto, ¿lo que quieres que tu niña duerma en su cunita verdad?, o eso es lo que deduzco en tu pregunta, y para eso es para lo que pides consejo, los consejos para de lo que no pides, no lo son. Un saludo y espero hayas logrado lo que deseabas...bss. 


por soniaballanodomi hace 4 años.
Experto

 No sé por q sigo luchando por evitar las respuestas tan conductistas q se dan en este foro.. si lo sé, por q pienso q algun dia veremos a los niños como eso "niños" y no como tiranos mal acostumbrados...
Te paso un articulo genial..
POR QUE ELIJO LA CRIANZA CON APEGO...(esa q está tan mal vista socialmente)

Cada vez más madres deciden escuchar su instinto y seguir los dictados de su corazón a la hora de criar a sus hijos. No es poco habitual que estas madres reciban reproches en su entorno familiar y social alegando que su estilo de criar es una moda, no es racional, así van a malcriar a sus hijos, etc.

Nada más lejos de la realidad. Lejos de estar basado únicamente en el instinto (o en consejos infundados e incluso en intereses comerciales como otros estilos de crianza), la crianza con apego tiene una base científica amplia y sólida.

La crianza con apego (attachment parenting, termino acuñado por el pediatra William Sears) está basada en lo que somos: mamíferos. Puedes pedirle a un adulto que entienda ciertas cosas modernas. A un bebé no. Un bebé es instinto (una lectura recomendada para entender sobre el instinto y las necesidades como mamíferos de los bebés es “El Concepto del Continuum”, de la psicóloga Jean Liedloff), y necesita que atiendan su llanto o todos los años de evolución del ser humano en los que somos una manchita en el tiempo le dirán a gritos que va a morir de frío, hambre o a manos de un depredador. Necesita el pecho de su madre. Necesita mantener coherencia y seguridad con su figura de apego para desarrollarse psicológicamente sano (attachment theory, J. Bowlby).

El cerebro de los bebés no está completamente formado hasta más o menos los 3 años de edad (Si buscais una explicación clara y completa de este proceso podeis encontrarla en “La crianza feliz” de la psicóloga Rosa Jové). Nacen con el llamado cerebro primitivo, basado en instinto, y aun no se ha formado su cerebro superior, no se ha completado el proceso de mielinización neuronal (sobre los 2 años).

Esto viene de la mano de la Teoría de la Mente (Premack y Woodruf, Baron-Cohen y Leslie), que (básicamente) habla sobre la capacidad de un individuo para entender lo que ocurre en la mente de otra persona, para poder ponerse en su lugar, por lo tanto para poder engañar, sentir empatía, etc. Esta facultad se adquiere entre los 3 ó 4 años de edad, coincidiendo con la formación del cerebro superior.

Por lo tanto es físicamente imposible que un niño menor de esa edad nos intente engañar, nos intente manipular, entienda que tal o cual cosa no se hace (tampoco puede haber Metacognición a esa edad, no pueden saber por qué hacen lo que hacen ni las consecuencias de hacerlo), etc. Por lo tanto todo aquel que dice que atendiendo el llanto de un bebé le vamos a malacostumbrar, o que un niño nos está manipulando, se está equivocando, más allá de creencias o estilos de crianza. 

Además en esta misma fase anterior a los 3-4 años el cerebro emocional del niño está formándose y se están creando las primeras conexiones neuronales que programarán el resto de su vida. Es necesario para un desarrollo sano que estas conexiones no estén basadas en el miedo, la indefensión, el estrés, etc.

No atendiendo el llanto o las necesidades (no solo alimenticias y de seguridad, sino afectivas) de un bebé, conseguimos que aparezca la Indefensión Aprendida (Seligman). En el experimento realizado por el psicólogo Martin E.P. Seligman, un perro recibía descargas eléctricas hiciera lo que hiciera, pulsara o no una palanca. Finalmente el pobre animal abandonaba toda voluntad, toda reacción, ya que iba a recibir una descarga de igual modo. Se convertía en un pelele. Y eso es lo que le ocurre a un bebé que no es atendido, a un niño que es ignorado.

El llanto es adaptativo. El niño que más lloraba cuando estaba solo o necesitaba algo era el niño que sobrevivía en los tiempos de nuestros ancestros. Si no hay respuesta por parte del adulto, se produce la indefensión aprendida. El niño no deja de llorar porque haya aprendido, porque sea “bueno”. El niño siente que va a morir. Siente un miedo atroz (y no sabe por qué, es un bebé) y su cerebro comienza a generar cortisol, una hormona generada por la glándula suprarrenal que se libera como respuesta al miedo y al estrés, y que puede provocar en grandes cantidades incluso lesiones cerebrales (aparte de daños psicológicos. Para conocer más sobre las consecuencias de dejar llorar a los niños, consultar “Dormir sin lágrimas”, de la psicóloga Rosa Jové). Es más, se ha demostrado con estudios sobre el nivel de cortisona mediante muestras de saliva que siguen generándola aunque hayan dejado de llorar. Colechar o dormir con los bebés (tal y como recomienda la Asociación Española de Pediatría) es lo que hacen los mamíferos, lo que entiende su organismo y lo sano psicológicamente para ellos.

Los niños deben recibir leche materna hasta que ellos quieran. Están ampliamente demostrados los beneficios de la leche materna. La OMS aconseja dar leche materna hasta los 6 meses de manera exclusiva y hasta los 2 años como mínimo junto con la alimentación complementaria. Además, una vez llegado el punto de comer otros alimentos, comen lo que necesitan sin necesidad de obligarles a comer (ver “Mi niño no me come”, del pediatra Carlos Gonzalez) o engañarles para que lo hagan (la consecuencia de eso es aborrecimiento a la comida por asociación).

Portear es lo mejor para un bebé. Somos primates. Nuestro instinto y nuestro cuerpo no están preparados para carritos último modelo. No se sienten seguros fuera de los brazos de su madre. La psicóloga Jean Liedloff ya nos hablaba en su magnífica obra “El Concepto del Continuum” sobre la necesidad para el ser humano de continuar de un modo respetuoso y evolutivo con la crianza de los bebés.

Los niños son personas, y por lo tanto se les debe tratar como tal. Su crianza se debe adaptar a las etapas evolutivas del niño (recomiendo los libros “Amar sin miedo a malcriar”, de Yolanda Gonzalez Vara y “Ni rabietas ni conflictos”, de Rosa Jové). Antes de los 3 ó 4 años, por todo lo antes comentado, no puede comprender ciertas cosas, su cerebro no está preparado aun para ello. Por lo tanto evitamos las “rabietas” y las situaciones incómodas mediante el juego y la distracción. El niño no comprende que algo no se hace porque lo dice el adulto y punto. Se deben evitar situaciones conflictivas dejando fuera de su alcance cosas que no debe coger o no queremos que rompa, y si cogiera algo se le puede distraer con otra cosa que le interese o jugando con el niño. Es imposible que esté manipulándonos. No mide fuerzas. Y no comprende la imposición.

En esa etapa los niños aprenden absolutamente todo mediante el juego. Aprenden incluso el lenguaje (Piaget) como parte de ello. Pasan por el juego simbólico y van escenificando vivencias. Y con la misma herramienta, el juego, se les acompaña en su crecimiento, porque es la única herramienta adecuada para esta etapa evolutiva.

Esta etapa también es llamada etapa egocéntrica, por lo mismo comentado antes no pueden ponerse en el lugar de otras personas, y lo normal es que cojan todo, empiecen con el “mío”, expresen rabia a veces. Forma parte de su proceso evolutivo. No van a comprender el decirles que deben compartir, el regañarles por coger algo que no deben. En esta etapa no lo comprenden, el mundo gira en torno a ellos. Y deben pasar por esta fase para un desarrollo normal y sano.

Pasada esta fase, los niños comienzan a comprender más cosas. Esto no quiere decir que se les deba ningunear ni tratar como seres inferiores. Pasada esta fase se comienza a hablar de otro modo con los niños, ya comprenden más cosas, y desde luego se les habla como a personas, nunca negando sus sentimientos (por ejemplo si le duele algo, no debo negar lo que siento con el habitual “no es nada”, ya que el niño sentirá que lo que siente no es importante. En esta etapa hay que verbalizar los sentimientos, sin cuestionar, sin suponer, sin menospreciar) y acompañando su desarrollo psicológico del modo adecuado a su edad . Pueden expresar su enfado rompiendo algo, o gritar sin ningún sentido aparente, porque es su manera de decir alguna otra cosa, como que se sienten solos si mamá va a trabajar. Nuestro trabajo como madres es desentrañar esos motivos y emociones para darle el soporte adecuado y que aprenda que es un ser humano valioso y digno de respeto. Tampoco es bueno despreciar lo que hace, ni ensalzarlo por sistema para que no valore lo que ha conseguido por si mismo. Buscamos que los niños sean más adelante adultos independientes (y con capacidad de levantarse si se caen, resiliencia), capaces de tomar decisiones y de autogenerar soluciones, que se valoren a sí mismos y que se respeten a sí mismos y a los demás. Personas, no una sombra de lo que hubiesen podido ser. Para más información acerca de este punto consultar los trabajos del psicólogo Haim G. Ginnot o Adele Faber y Elaine Mazlish.

Todas las emociones son sanas (aconsejo la lectura para este y otros muchos puntos de “Amar sin miedo a malcriar”, de Yolanda Gonzalez Vara). Todas tienen su función. Un sentimiento o emoción reprimido es la base para un gran problema futuro. La función de las emociones es dar salida a lo que sentimos. No hay emociones buenas y emociones malas, pero la gente tiende a reprimir la rabia o el miedo. Si un niño necesita descargar su rabia podemos darle un medio para hacerlo, como expresarla por escrito, o pegando a algo inanimado como un cojín. Pero nunca enseñaremos a un niño a reprimir sus emociones diciéndole que está mal enfadarse o llorar.

Los límites. Ese concepto tan mal entendido por casi todos los adultos. Poner límites no es decir que esto se hace porque lo digo yo. Un niño no va a entender esto. Ni lo va a entender ni es digno para él tratarle de ese modo. Se les puede acompañar mediante el juego y en la etapa siguiente mediante el dialogo y el trabajo exhaustivo para desentrañar sus sentimientos que tenemos la obligación de llevar a cabo como padres.

Los límites mal entendidos como “es que si no se nos suben a la chepa” (ya se ha comentado antes la imposibilidad de esto) llevan a marcar límites como quien marca territorio. Llevan a un absurdo en el que lo único que pretende el adulto es estar por encima del niño sin tener en cuenta para nada su educación. Llevan a considerar a tu hijo como tu enemigo y a una medición constante de fuerzas. Llevan a un resultado de niños que no comprenden nada porque no pretenden subirse a la chepa de nadie, que se ven solos en lo que si necesitan, que es la guía coherente de sus padres, y que aprenden a no comunicarse y a sentirse mal. Por otro lado, lo habitual y más cómodo es marcar límites para comodidad de los padres pasando por encima del desarrollo de sus hijos.

Hay límites necesarios, como los que conciernen a la seguridad o a la salubridad de los niños. No podemos dejar por ejemplo que corran por la carretera porque ellos así lo desean, para esto estamos nosotros allí, no para imponer que no se hace, sino para dependiendo de su etapa evolutiva jugar con ellos a ayudar a mamá a cruzar la carretera de la mano, o si ya son mayores explicarles por qué no es seguro y deben ir con nosotros. Pero también hay límites innecesarios que van en la línea del “aquí mando yo” que comentábamos. Teniendo en cuenta que es imposible que estén midiendo fuerzas y manipulando…¿pasa algo malo si quieren ponerse un pantalón distinto al que nosotros planeábamos, si no quieren dar un besito a un pariente o conocido, si quieren jugar en vez de hacer otra cosa? Esos límites son exclusivamente sociales, son innecesarios, y pasan por encima de las necesidades de los niños. Los niños efectivamente necesitan nuestra guía, nuestro acompañamiento, pero eso se entiende mal y se tergiversa haciendo ver que necesitan saber “quien manda” desde el principio. La autoridad se consigue desde el respeto y la admiración, no desde el miedo y la imposición. Eso sirve para adultos también, cuanto más para niños que no disponen de las herramientas para comprender ciertas cosas.

Volviendo al tema de los besos. Si un niño no quiere dar o recibir un beso, no lo hará. Debe tomar decisiones sobre su propio cuerpo, no aprender que debe ceder ante los adultos para así hacerle presa fácil de personas malintencionadas. Si es no, es no. Deben aprender a respetarse a si mismos, a reaccionar.

El gran pilar de este modo de criar es la Teoría del Apego (J. Bowlby , M. Ainsworth, H. Harlow…). En la Wikipedia:

La necesidad de bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado ha sido estudiada científicamente.
La experiencia de su trabajo en instituciones con niños privados de la figura materna condujo al psicólogo John Bowlby a formular la teoría del apego.
El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus cuidadores o figuras de apego (Caregivers) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).
El apego proporciona la seguridad emocional del niño: ser aceptado y protegido incondicionalmente.
El apego tiene una serie de características comportamentales:
Esforzarse por mantener la proximidad con la persona con la que se está vinculada
Resistirse a la separación sintiendo ansiedad, desolación y abandono ante la pérdida
Mantener un contacto sensorial privilegiado con la figura de apego
Usar la figura de apego como base de seguridad desde la cual poder explorar el mundo físico y social
Refugiarse en la figura de apego en momentos de tristeza, temor o malestar, buscando en ella apoyo y bienestar emocional.
Existe una clasificación de tipos de apego que se ha construido con base en la técnica de situación extraña diseñada por Mary Ainsworth. Se establecen cuatro categorías:
Apego seguro: Se da en el 65% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego exploran de forma activa mientras están solos con la figura de apego, y pueden intranquilizarse visiblemente cuando los separan de ella. A menudo el bebé saluda a la figura de apego con afecto cuando regresa, y si está muy inquieto, tratará de entrar en contacto físico con ella. Estos bebés son sociables con extraños mientras la madre está presente.
Apego resistente: Se da en un 10% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego tratan de mantenerse cerca de la figura de apego y exploran muy poco mientras ella está presente. Se inquietan mucho cuando ésta se marcha, pero cuando regresa su reacción es ambivalente: permanece en su cercanía, pero pueden resistirse al contacto físico con ella mostrándose molestos por el abandono. Se muestran sumamente cautelosos con los extraños, aún en presencia de la figura de apego.
Apego evasivo: Se da en un 20% de los bebés. Los bebés con este tipo de apego muestran poco malestar cuando son separados de la figura de apego y generalmente rehuyen de ella cuando regresa aunque ésta trate de ganar su atención. Suelen ser sociables con los extraños pero pueden ignorarlos de la misma forma en que evitan a su figura de apego cuando regresa.
Apego desorganizado/desorientado: Se da entre un 5 y un 10% de los bebés. Es una combinación de los patrones de apego resistente y apego evasivo. El bebé puede mostrarse confuso permaneciendo inmóvil o acercarse para luego alejarse de forma abrupta a medida que la figura de apego se aproxima.

Los tipos de apego inseguro se dan en madres que rehúyen el contacto físico o emocional con sus hijos, en situaciones de maltrato o en situaciones incoherentes (unas veces las madres demuestran amor y cariño y otras gritan o rehúyen el contacto, a veces llevadas a ello por el estrés). El apego seguro viene proporcionado por madres coherentes que están disponibles para sus hijos, por el colecho (dormir con el bebé) nocturno, por la lactancia materna, por el respeto a las etapas evolutivas del niño. En definitiva, por todo lo que venimos abordando desde el inicio de este artículo.

Los niños con apego inseguro desarrollan personalidades ansiosas, que rehúyen el contacto físico y las demostraciones emocionales, excesiva dependencia, etc. Los niños con apego seguro, ante la coherencia de la situación y la disponibilidad de su figura de apego que les proporciona seguridad, van abriendo el círculo exploratorio con la edad, para convertirse en niños independientes, seguros y sanos psicológicamente. En niños y adultos, porque todos esos niños con apego inseguro desarrollarán su personalidad adulta en base a todo esto.

Los niños son dependientes, esa independencia ficticia por la que se aboga no es tal. Nacemos dependientes. Y somos los padres los que debemos proporcionar ese apego seguro para la independencia real. No imponer una falsa independencia que dañe a nuestros hijos para toda su vida.

No caigamos en los consejos infundados ni en la presión social. Contrastemos siempre cada paso que demos en el modo de criar a nuestros hijos. Y si además nuestro instinto lo respalda, sigamos adelante. La naturaleza es sabia. Los consejos no pedidos no lo son.


LORENA0
por LORENA0 hace 4 años.

Hola, es normal que no pueda dormir sola si tu la as acostumbrado desde el primer día a dormir en brazos. ahora te costara quitarle esta costumbre.

lo único que tienes que hacer es dejarla en la cuna y si llora puedes arrimarte a la cuna y acariciarla por ejemplo para que note tu contacto y eso le relaje.

yo conocí el caso de un bebe que entro en el centro y también le costaba mucho dormir porque desde xiquitin su madre lo dormía en brazos. la solución fue darle una mantita y rociarla muy suvemente con su colonia. a lo mejor te funciona.

también es muy beneficioso poner música de relajación para dormir. Nosotras en la guarde lo poníamos y los niños se dormían enseguida.

te adjunto el enlace

http://www.caricature.es/musica-para-relajar-a-los-bebes-bebe-musica-para-ninos-musicas-relajantes.html

http://misticaluz.blogspot.com/2008/06/para-bebes-musica-y-relajacin.html


por vanesa31 hace 4 años.
Experto

Hola, el hecho de hacerle coger el sueño en tus brazos, como tu dices se convierte en una costumbre, y cada día que pasa, hará más dificil el hecho de dejar la costumbre y dormir por su propia cuenta. Intenta por ejemplo por la noche, si le das bibe, dárselo en su cunita con una luz baja y sin ruido, de modo que ella note que es la hora de dormir y tiene que quedarse en su cunita, al principio te llorará, pero intenta no cogerla en el primer llanto, déjala que llore un poco, que no pasa nada, será mas doloroso para ti que para ella, pero es la forma en la que poco a poco ella vaya acostumbrandose a dejarse dormir en su cunita. Espero que poco a poco lo consigas. Un saludo.


por Bab hace 4 años.

Muchas gracias por tu respuesta!!!!


por Lblanch hace 4 años.

Hola, 

En la revista hay algunos artículos sobre el sueño. 

http://www.parabebes.com/revista/s/sue%C3%B1o?ss=1&q=sue%C3%B1o&c=magazine

Espero que esto te ayude!


Reglas de Preguntas y respuestas:

  • NO criticar a personas o empresas
  • NO contenido comercial
  • NO contenido ofensivo
  • NO contenido ilegal
  • ¡Cuidado con el vocabulario y la ortografía!
Responder ahora:

Para participar en la sección de "Preguntas y Respuestas" de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

¿Quieres hacer una pregunta?

Resuelve todas tus dudas con la ayuda de nuestros usuarios en la comunidad de paraBebés.

Hacer una pregunta

Preguntas relacionadas

mi bebe de cinco meses no comia

hola chicas quisiera aportar un poco... Leer más >>



El sexo y los niños

Hola a tod@s, tengo 2 niños, de 6 y 8... Leer más >>

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés