Busco a mi mama - Norma Elsa Diaz - (Cuarta parte) - Ser padres
  • Compartir en:

Busco a mi mamá - Norma Elsa Diaz - (Cuarta parte)

DOLUZ
Experto

Busco a mi mamá - Norma Elsa Diaz - (Cuarta parte)

por DOLUZ en Ser padres hace 7 años

Esta es Buenos Aires…

Salimos para Buenos Aires, la primera vez que Dolly salía del Paraguay, un mundo totalmente nuevo para ella, por suerte antes de salir se contacto con una amiga ex compañera de colegio que le había prometido trabajo y vivienda aquí, yo en cambio solo podía ir a parar de nuevo en casa de mi tía María. La que siempre me dio hospedaje solo que tenía que ser solo, ya que el lugar era chico y las reservas pocas, sé que si le pedía ir con Dolly no se hubiese negado pero ya sería un abuso de mi parte. En fin todo sea por estar al menos en la misma ciudad.

Al poco tiempo conseguimos trabajo los dos, ella limpiando una casa en Palermo y yo como fiambrero en un almacén en mi barrio. Lo malo es que ella solo salía los fines de semana, muchos sabrán cómo es eso, las famosas cama-adentro, para una persona que siempre tuvo la libertad del campo eso es una tortura, yo lo sabía así que no pasaba fin de semana que no la llevaba a conocer algún nuevo rincón de Buenos Aires, plazas, shoppings, caminito, zoológico, tigre, recoleta, puerto madero… cada fin de semana un lugar diferente, gracias a mi trabajo con el señor Jorge García conocía de algunos. De esta forma trataba de despejarla un poco y que se olvide del trabajo.

Yo en el almacén trabajaba de 3 de la tarde hasta las 10 y media o 11 de la noche según la clientela. Estaba a gusto, el dueño Marcelo era un joven de más o menos mi edad que junto con la hermana Fabiana (socios los dos) mantenían el local familiar. Me llevaba muy bien con ellos, hicimos buena amistad.

Allí tenía casi medio día libre y los utilice para empezar a estudiar algo. Como siempre mi pasión fue la informática, así fue que un día de casualidad mi tía Zuny me da un bono de descuento que le habían dado a mi primita en la escuela, el bono decía que daba una media beca para estudiar computación en el IAC, no saben cómo me brillo los ojitos cuando lo vi, je. Al otro día tempranito ya estaba en la puerta esperando que abran, me inscribí para el curso de Windows 98 y en aquel entonces el Office 97. Estaba tan entusiasmado con eso que no me aguante, averigüe otro lugar que tenía cerca de casa un tal Compujes que también enseñaban lo mismo que fui y me anote también, los mismos cursos.

Paso unos meses que una prima me ofreció si quería ir a vivir con ella y su familia, que tenía en su departamento una especie de altillo camino a la terraza que era lo suficientemente grande para poner una cama, yo chocho pregunte si Dolly podía ir conmigo, explicándole que solo estaría los fines de semana y que además casi no estábamos (paseábamos), no tuvo problemas y allí fuimos.

Los inviernos congelantes, y los veranos asfixiantes, que feos días pase allí, agradezco enormemente el lugar que me dio pero fueron los peores días que pase, por suerte la mayoría los pasaba solo, cuando hacía mucho calor tiraba el colchón en la terraza y dormía un rato y los días de mucho frio, los días de mucho frio… creo que me frezze por qué no recuerdo nada…

Como dije antes me dedique a estudiar, y practicaba siempre que podía, arregle con un profesor del IAC para que me permitiera practicar cada vez que tuviera tiempo y no hubiera maquinas ocupadas, (Gracias Profe). Pero no todo era bueno, los cursos eran caros, siempre los de computación los eran, casi todo lo que ganaba iba para pagarlos, y no ganaba mucho tampoco, varios días almorzaba o cenaba colitas de fiambres que me daba generosamente Marcelo mas las galletitas vencidas que aun servían, esas que se vendían sueltas y que venían en cajas grandes.

Un fin de semana, supongo que lo era por que Dolly estaba conmigo, me encontraba recuperándome de una terrible gripe, con fiebre y todo lo que se les ocurra, estaría tan bajo de ánimo y cargado de tristeza que de repente explote, si tal cual, explote pero en lagrimas. Llore y llore, no podía parar, tanto que asuste a Do, fue la primera vez que me vio hacerlo y por suerte la ultima.

Esto habrá sido a finales del 99 entrando al año 2000, ¡que año! de seguro muchos de los que tienen mi edad o rondando, de chicos calculaban cuantos años tendrían en el 2000 y que estarían haciendo en ese momento. Yo tenía 28 años y nunca hubiese pensado que estaría en esa situación, viviendo en un altillo, que digo, sobreviviendo en el altillo, con un sueldo que apenas daba para comer, cualquiera que me conozca personalmente sabrá que no soy una persona depresiva ni mucho menos, tampoco soy el alma de las fiestas pero siempre estoy tocándole el hombro a quien lo es, eso seguro. Así que para el resto de las personas yo estaba bien, aunque por dentro estuviese muriéndome.

S e venía el fin del siglo, ¿recuerdan no? ¡Cada cosa se dijo! Las películas que salieron, ¡malísimas, je! Aunque nada peor a lo que estaba viviendo, en ese entonces… A Dolly la llama su familia, pidiéndole que vuelva y que a cambio le ayudarían a cursar una carrera, yo no podía competir con eso ni podría vivir sin ella pero la oferta era muy fuerte, lo entendía y era en realidad lo mejor para ella, así que una tarde preparo sus cosas y se fue, no se escapo de mi, hablamos y resolvimos en que yo iba a irme luego. Me quedaban unos meses más para poder terminar mis cursos, ella se fue en noviembre y yo finalizaba con el IAC en marzo. Creo que ya tenía mi mochila cargada con mis cositas el día en que me entregaban los certificados y con el boleto del pasaje en el bolsillo.En fin otra vez, salí de Buenos Aires para Artigas, que largo se me hiso ese viaje (hablando de viajes, tengo cada anécdota de ellos que tendría que escribir otro post!) lo bueno es que a Artigas podes volver mil veces y siempre la vas a encontrar igual.

Este periodo en Artigas fue diferente, ya fui con más conocimientos, en seguida conseguí un trabajito en un instituto de Computación, este era de otro pueblo pero gracias a la amistad que tenía mi tío-hermano con el dueño conseguí que ponga una sucursal allí, me prestó dos maquinas y el nombre del instituto, más otra que conseguí gracias a mi suegro, alquile una casa en el centro y enseñe computación, sip enseñe, con las cosas que me gustan soy muy atento y podía manejar Windows con los ojos cerrados además tuve la previsión de guardarme todos los manuales de Compujes.

Como dije, enseñe Windows y todo el paquete office, paso casi un año así, hasta que dueño tubo un problema, en su pueblo que tuvo que irse lejos y rápido, en fin se llevo todo y quede, como se dice… colgado, por suerte me iba bien así que pague el alquiler y lleve mis cositas a casa de la abuela, allí re instale todo y seguí como si nada, obviamente tuve que reacomodar los horarios de clase ya que solo tenía una computadora y muchos alumnos.

Con el tiempo cobre fama en el pueblo, es como en esas películas que cuentan que a los médicos le llevaban los animales y todo para que los cure, solo por ser médico, como sabían que yo entendía de computación pensaban que sabría todo sobre eso, así que también me puse a reparar alguna que otra PC (televisores y hasta Radios), por suerte con nada complicado, algún error de Windows (¿qué raro?) o quemadura de HD lo cual se compra otro y listo, el tema es que nadie se animaba a quitarlo. (a ver si hago macana, decían)

Dolly, antes de que yo llegue ya había empezado la carrera, eligió maestra jardinera, no podría haber elegido otra cosa (es un amor con los chicos) se inscribió en la Universidad Católica de Encarnación, ciudad que está al límite de Posadas (Misiones) así es, no estaba en Artigas. Pero bueno, yo me las arreglaba para ir a verla casi cada fin de semana. Aprovechaba también para comprar insumos para las computadoras y de esa forma recuperaba el costo del pasaje.

Las cosas iban mejorando, tenía una clientela de maestros que necesitaban planillas para las escuelas, y quien mejor para encargarse de eso que yo, además conseguí muchos alumnos que tenían computadoras y querían que le enseñe pero en sus casas, gente mayor a la que no le gusta mucho salir, en fin de eso me ocupaba día y noche. Recuerden que Artigas es un pueblo muy chico y que nada de lo que hagas podes cobrarlo muy caro, así que todo era para vivir felizmente a gusto.

Continuará...

6 respuestas
por JESSELY hace 7 años.
Experto

esta super interesate me tienes enganchada.....ya voy a ver la quinta parte


Erika-Mex
por Erika-Mex hace 7 años.

Pues que interesante ya voy en la cuarta parte, se ve que se querian mucho y por supuesto se siguen queriendo


Erika-Mex
por Erika-Mex hace 7 años.

Pues como yo he llegado un poquito tarde, empezare a leer desde la primera parte...


Iris_tnf
por Iris_tnf hace 7 años.

Está super interesante, he leído todas las partes que has puesto y me tiene enganchada !!


Karina697446
por Karina697446 hace 7 años.

Hay que intrigaaaaaa!!!!!!, no tardes mucho en colgar la otra parte que esta historia me tiene re enganchada. Un beso.


por DOLUZ hace 7 años.
Experto

Amigos, la mejor forma de entender el relato es leyendo de nuevo el final de la parte anterior.

Saludos y cualquier cosa dejen el mensaje. besos.


Reglas de Preguntas y respuestas:

  • NO criticar a personas o empresas
  • NO contenido comercial
  • NO contenido ofensivo
  • NO contenido ilegal
  • ¡Cuidado con el vocabulario y la ortografía!
Responder ahora:

Para participar en la sección de "Preguntas y Respuestas" de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

¿Quieres hacer una pregunta?

Resuelve todas tus dudas con la ayuda de nuestros usuarios en la comunidad de paraBebés.

Hacer una pregunta

Preguntas relacionadas

Violencia De Género

Se que es algo complicado sobre lo... Leer más >>



Ayuda que hago

Tengo un embarazo de 36 semanas y la... Leer más >>

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés