Busco a mi mama - Norma Elsa Diaz - (Completo) - Ser padres
  • Compartir en:

Busco a mi mamá - Norma Elsa Diaz - (Completo)

DOLUZ
Experto

Busco a mi mamá - Norma Elsa Diaz - (Completo)

por DOLUZ en Ser padres hace 7 años

  • Para los que me pidieron, aqui les dejo la historia completa y sin cortes, jejeje...

   Si, es mi Mamá y no sé de ella desde…
   Bueno nunca supe nada de ella.
   Me dejo y se separo de mi papá apenas nací.
   Solo sé su nombre y que tengo hermanos.

Su nombre completo es Norma Elsa Diaz y en los tiempos en que nací (Maternidad Sarda-1972) vivía en Buenos Aires tendría mas o menos 19 años, en mi partida de nacimiento solo esta su nombre y una leyenda diciendo que no firma por ser menor de edad!?
Si saben algo de ella o si pueden darme una idea de cómo buscarla por favor déjenme el mensaje. Gracias
Mi nombre es Rubén A. Servián soy Argentino tengo 36 años, casado, con un hijo de 2 años y toda una vida para contarles. (Bueno, al menos lo que llevo hasta el día de hoy)


  • Asi empezó todo ...

Nací el 31 de mayo de 1972 fue una noche lluviosa y según mi abuela el día mas frio de ese año, lo sabe porque fue ella quien acompaño a mamá a la maternidad, pasaron 11 meses en los cuales parte estuve internado en el hospital Albarez por bronquitis, después de eso fui a entregado por mi papa a mi abuela para que me cuidara, y muy bien lo hizo.
Mis primeros años los viví en un barrio tan humilde que hoy lastimosamente es una villa y donde pase una infancia muy linda por cierto. Creo que ahora es llamada Villa Sildañez, está entre la vieja avenida del trabajo y una autopista que no recuerdo el nombre (creo que Dellapiane, disculpen mi falta de precisión geográfica, mas adelante entenderán por que)
Al cabo de un tiempo de vivir allí no se por idea de que político se decidió derrumbar esa villa, que como dije antes no lo era tanto en aquel entonces, muchos salieron por sus propios medio y otros fueron echados, luego les derrumbaban la casa, recuerdo que hacíamos casitas con los amigos de los escombros que quedaban tendría entonces mis 5 o 6 años. Mi familia constaba en aquel tiempo por mi mama (abuela) mis hermanos (tíos) 6 o 7, no recuerdo cuantos aun vivían en casa ya que algunos ya estaban mayorcitos (mi papa por ejemplo), mi abuelo murió cuando yo tenía 3 meses. Bueno, también recuerdo que salía con mi tía María a buscar casas o departamento baratos en donde poder ir a vivir.
Tal fue así que por lo visto no encontramos nada y nos fuimos con mi abuela y mis tíos de menor edad a Asunción (Paraguay) aprovecho para mencionar que mi abuela es paraguaya y que en esos días tenia hermanas allí, tanto en Asunción como en un pueblo de Paraguay llamado General Artigas (el cual es un capítulo aparte) Cuando llegamos allí habré tenido unos 7 u 8 años por que recuerdo que entré en el 2º grado, mi papa y otras tías quedaron aquí a trabajar ya que eran mayores y podían resolverse.
Entre confusiones por el cambio de ambiente y clima repetí el 2º lo hice de nuevo no muy bien, también en Asunción debimos mudarnos varias veces, con el agravio que en vacaciones mi papa mandaba plata para que pudiera venir a pasar unos meses con él. Mi papa se había casado (no digo de nuevo porque creo que la segunda fue su primera) con una señora muy buena por cierto tengo tres lindos hermanos que quiero mucho y que siempre me quisieron. Después de 2 años viviendo en Asunción y de nuevo no sé porque decisión de mi abuela nos fuimos los pocos que quedábamos (tres, mi tío menor mi abuela y yo) a Gral. Artigas.
Recuerden que yo en todo momento le decía mama a mi abuela y que para mi mis tíos eran mis hermanos, lo hacía por la simple razón de que me era más simple creer que lo eran, muy por dentro sabia la verdad, me decían quien era mi papa y cuál era la situación pero tal vez por la edad, comodidad y que además tenia de por si a mi abuela como imagen materna nunca insistía en saber quién era, también casi nunca hasta hoy mi papa quiso darme datos, todo lo que se es por mi abuela que a pesar de todo siempre dijo la verdad cuando a mí se me ocurría preguntar algo.
Tengo recuerdos vagos de un cumpleaños en el cual me pareció haberla visto y que después mi abuela me dijo que fue a verme, cuando eso aun estábamos en Buenos Aires, que me dejo una postal (muy usada en esa época) y que en ella había nombres de tres personas, mis otros hermanos, ahora recuerdo que un nombre era Jorge, los demás no, tampoco se que paso de esa postal.

  • General Artigas, lindo pueblito, muy buena gente, la verdad allí la pase muy bien.

Ahí llegamos en el 80, mi abuela con su pobre pensión, y tras 3 años con varias mudanzas dentro del pueblo, pudo terminar su casita, chiquita peo muy cómoda, sala-comedor y dormitorio, ah y cocinita a leña, la cual debíamos salir a buscar todos los días. En temporadas en el que el cambio del peso-guaraní estaba muy bajo y la pensión no era suficiente mi abuela hacia unos bizcochuelos y mi tío-hermano salía a venderlos, en fin gracias a Dios nunca nos falto que comer ni que vestir y todo sin necesidad de robar o pedir limosnas.
Allí viví del 80 hasta el hasta el 87 hice del 3º grado hasta el 3º año de la secundaria, era un estudiante promedio, de los tranquilos y muy perfil bajo, pero a pesar de todo el diferente a todos, quien vivió alguna vez en el extranjero sabrá de que hablo, y más en pueblos chicos siempre se sabe quien no es del lugar, no para mal, siempre fui muy querido, me decían que era despierto e inteligente (mmmm…)Bueno en fin, cuando terminó el 3º me agarro la locura de salir de allí, venir a Buenos Aires a trabajar o estudiar algo más, estaba cansado de lo mismo, quería saber más de mi, más del mundo, así que a pesar de las negativas de mi abuela me vine, primero quede en casa de tía Maria, hermana de mi papa que quiero mucho ya que fue la que me dio mis primeros mimos en mi niñez, y después ya pude alquilar con la ayuda de esta tia una piecita en el mismo hotel (familiar) de los que hay en San Cristóbal. A los 15 días de haber llegado conseguí trabajo en una confitería como lava-copas en recoleta, imagínense de Gral. Artigas a Recoleta. Igual allí estaba encerrado en la cocina, casi no veía nada, algún que otro famoso (que yo no conocía) de vez en cuando. Dure 6 meses allí, salí muerto, rendido, no saben, era estar parado sacudiendo los brazos durante 8 horas diarias. Llegaba los fines de semana y solo quería estar tirado en alguna plaza lo mas verde posible a leer un libro (Me gusta mucho leer).
Creo que tuve 1 semana de descanso ya que justo a la vuelta de donde vivía (barrio San Cristóbal) pedían un ayudante repositor para un negocio de venta de artículos de limpieza. Allí fui, el trabajo duro pero el ambiente 100% más agradable, el dueño, el señor Jorge García (pongo su nombre porque debe haber miles con ese) estupendo señor que me ayudo bastante. A pesar que su negocio iba para abajo me mantuvo junto a él hasta el último momento. Pobre señor, pasó momentos desagradables, robo en el negocio, del auto el cual era su fuente de ingresos ya que la mayoría de sus ventas era de reparto a consorcios. En fin, un día muy triste me dice que ya no podía seguir abriendo, que le habían ofrecido trabajar en una concesionaria para vendedor de autos y que no tenía otra alternativa que aceptar. Sin auto y con una familia que mantener no le quedaba otra. Ok, sin trabajo de nuevo, salí en la búsqueda acompañado del hijo de Jorge que desde ahora también iba necesitar hacerlo. No paso mucho en que me di cuenta que si conseguía algo seria como repositor o lava-copas de nuevo, o algo peor, así que junte mis pocas cositas (creo que entro todo en una mochila) y me fui de muevo en Gral. Artigas.
Se imaginaran la alegría de mi abuela y la mía al ver que casi nada había cambiado. Con la poca plata que me sobro me page la inscripción y retome el estudio 6 años tarde pero lo hice, en el 94 me inscribo para el 4º año, No saben, pero nunca me gusto estudiar tanto, como en ese periodo. Tenía las mejores calificaciones, así también el 5º peo no tanto el 6º (allá es hasta el 6º) ¿la causa? en aquel tiempo la que sería mi futura esposa.

  • Para mi querida Dolly

Conocí a Dolly en el 96, me enamore apenas la vi, no solo es hermosa sino que fue la mejor persona que he conocido hasta el día de hoy. Fue en una fiesta de San Juan, fiesta típica de Paraguay, que aunque ustedes sepan de fiestas, esta no tiene nada que ver. Hay juegos comida teatro y al final un poco de baile. Yo estaba perdido, no sabía qué hacer allí, no encajaba, nunca había ido a una, nunca iba a ninguna fiesta, sea por lo que sea, no me gustaban. Pero ese día no recuerdo porque lo hice, destino será?
En fin, la encontré a ella, éramos compañeros de clase pero nunca nos habíamos hablado, se me acerco me pregunto si quería ir con ellos (su grupo de amigos) al sector de baile, y como caballero que soy, no me negué y dije “si, dale, gracias”.
El hecho que no me gusten las fiestas es porque no sé bailar o como no sé bailar no me gustan las fiestas, en fin sea por lo que sea nunca fui a un boliche o como se llame, tengo buen ritmo pero no me da el movimiento solo por el movimiento, soy muy ahorrativo en mis energías, así que se darán cuenta lo tanto que me gustaba, para haber aceptado la invitación. Y así empezó todo, hay mas detalles pero no van al caso, salimos un tiempo (eso de salir es solo una formalidad, porque yo no salía de su casa) hasta que llego fin de año, como en todo pueblo chico después de terminar la secundaria solo te queda migrar para poder sobrevivir, destino Buenos Aires, no conocía otro lugar, ya con mi secundario completo pensé, ahora si me tiene que ir mejor, al menos ya puedo trabajar y ver que estudiar, solo había un detalle, Dolly.
Tremendo detalle, pensaba, ¿qué hago? ¿cómo se lo planteo?, era obvio para ambos que allí no podía hacer nada, pero de todas maneras tenía que decírselo, y lo hice, ¿y a que no se imaginan que me contesto…?
“Voy con vos.” Creo que fueron las tres palabras más dulces que escuche en mi vida, tal vez sola no signifique nada pero las tres junta y en ese momento… no, casi me morí.
Ok esto significaba también algo mas, decírselo a los padres, ella tenía en ese entonces menos de 20 años, y todos sabrán que a esa edad uno no puede viajar sin un permiso especial, pues grandes suegros como tengo comprendieron y dijeron que si se podía resolver eso que no habría problemas, teníamos el ok, medio problema resuelto, ahora, el papeleo… nop, nada de eso, más bien recurrimos a una hermana, ¿Cómo?
Dolly viene de una familia de 7 personas, tres hermanas, un hermano, papa y mama maestros jubilados, familia no acomodada pero estable (económicamente) es la menor de las tres pero mayora del hermano, todos rubios y muy parecidos, porque menciono esto, porque fue el factor facilitarte para el escape (es solo un decir). La mayor de las hermanas ya había superado los 21 años así que tras la petición de Dolly y sin miramiento alguno le cedió su cedula para que pudiera pasar los controles de aduana, ambas son muy parecidas.
En Paraguay no existe el DNI allá corre la Cedula de Identidad, pedazo de cartón plastificado que recién a los 5 años y después de muchos papeleos te lo entregan. (Si no es cierto que un paraguayo me lo discuta), está casi no se saca de la casa a menos que tengas auto y ni siquiera así, no existen casi controles, menos en esos tiempos, o solo salía cuando debías hacer un largo viaje, como este.

  • Esta es Buenos Aires…

Salimos para Buenos Aires, la primera vez que Dolly salía del Paraguay, un mundo totalmente nuevo para ella, por suerte antes de salir se contacto con una amiga ex compañera de colegio que le había prometido trabajo y vivienda aquí, yo en cambio solo podía ir a parar de nuevo en casa de mi tía María. La que siempre me dio hospedaje solo que tenía que ser solo, ya que el lugar era chico y las reservas pocas, sé que si le pedía ir con Dolly no se hubiese negado pero ya sería un abuso de mi parte. En fin todo sea por estar al menos en la misma ciudad.
Al poco tiempo conseguimos trabajo los dos, ella limpiando una casa en Palermo y yo como fiambrero en un almacén en mi barrio. Lo malo es que ella solo salía los fines de semana, muchos sabrán cómo es eso, las famosas cama-adentro, para una persona que siempre tuvo la libertad del campo eso es una tortura, yo lo sabía así que no pasaba fin de semana que no la llevaba a conocer algún nuevo rincón de Buenos Aires, plazas, shoppings, caminito, zoológico, tigre, recoleta, puerto madero… cada fin de semana un lugar diferente, gracias a mi trabajo con el señor Jorge García conocía de algunos. De esta forma trataba de despejarla un poco y que se olvide del trabajo.
Yo en el almacén trabajaba de 3 de la tarde hasta las 10 y media o 11 de la noche según la clientela. Estaba a gusto, el dueño Marcelo era un joven de más o menos mi edad que junto con la hermana Fabiana (socios los dos) mantenían el local familiar. Me llevaba muy bien con ellos, hicimos buena amistad.
Allí tenía casi medio día libre y los utilice para empezar a estudiar algo. Como siempre mi pasión fue la informática, así fue que un día de casualidad mi tía Zuny me da un bono de descuento que le habían dado a mi primita en la escuela, el bono decía que daba una media beca para estudiar computación en el IAC, no saben cómo me brillo los ojitos cuando lo vi, je. Al otro día tempranito ya estaba en la puerta esperando que abran, me inscribí para el curso de Windows 98 y en aquel entonces el Office 97. Estaba tan entusiasmado con eso que no me aguante, averigüe otro lugar que tenía cerca de casa un tal Compujes que también enseñaban lo mismo que fui y me anote también, los mismos cursos.
Paso unos meses que una prima me ofreció si quería ir a vivir con ella y su familia, que tenía en su departamento una especie de altillo camino a la terraza que era lo suficientemente grande para poner una cama, yo chocho pregunte si Dolly podía ir conmigo, explicándole que solo estaría los fines de semana y que además casi no estábamos (paseábamos), no tuvo problemas y allí fuimos.
Los inviernos congelantes, y los veranos asfixiantes, que feos días pase allí, agradezco enormemente el lugar que me dio pero fueron los peores días que pase, por suerte la mayoría los pasaba solo, cuando hacía mucho calor tiraba el colchón en la terraza y dormía un rato y los días de mucho frio, los días de mucho frio… creo que me frezze por qué no recuerdo nada…
Como dije antes me dedique a estudiar, y practicaba siempre que podía, arregle con un profesor del IAC para que me permitiera practicar cada vez que tuviera tiempo y no hubiera maquinas ocupadas, (Gracias Profe). Pero no todo era bueno, los cursos eran caros, siempre los de computación los eran, casi todo lo que ganaba iba para pagarlos, y no ganaba mucho tampoco, varios días almorzaba o cenaba colitas de fiambres que me daba generosamente Marcelo mas las galletitas vencidas que aun servían, esas que se vendían sueltas y que venían en cajas grandes.
Un fin de semana, supongo que lo era por que Dolly estaba conmigo, me encontraba recuperándome de una terrible gripe, con fiebre y todo lo que se les ocurra, estaría tan bajo de ánimo y cargado de tristeza que de repente explote, si tal cual, explote pero en lagrimas. Llore y llore, no podía parar, tanto que asuste a Do, fue la primera vez que me vio hacerlo y por suerte la ultima.
Esto habrá sido a finales del 99 entrando al año 2000, ¡que año! de seguro muchos de los que tienen mi edad o rondando, de chicos calculaban cuantos años tendrían en el 2000 y que estarían haciendo en ese momento. Yo tenía 28 años y nunca hubiese pensado que estaría en esa situación, viviendo en un altillo, que digo, sobreviviendo en el altillo, con un sueldo que apenas daba para comer, cualquiera que me conozca personalmente sabrá que no soy una persona depresiva ni mucho menos, tampoco soy el alma de las fiestas pero siempre estoy tocándole el hombro a quien lo es, eso seguro. Así que para el resto de las personas yo estaba bien, aunque por dentro estuviese muriéndome.
Se venía el fin del siglo, ¿recuerdan no? ¡Cada cosa se dijo! Las películas que salieron, ¡malísimas, je! Aunque nada peor a lo que estaba viviendo, en ese entonces… A Dolly la llama su familia, pidiéndole que vuelva y que a cambio le ayudarían a cursar una carrera, yo no podía competir con eso ni podría vivir sin ella pero la oferta era muy fuerte, lo entendía y era en realidad lo mejor para ella, así que una tarde preparo sus cosas y se fue, no se escapo de mi, hablamos y resolvimos en que yo iba a irme luego. Me quedaban unos meses más para poder terminar mis cursos, ella se fue en noviembre y yo finalizaba con el IAC en marzo. Creo que ya tenía mi mochila cargada con mis cositas el día en que me entregaban los certificados y con el boleto del pasaje en el bolsillo.
En fin otra vez, salí de Buenos Aires para Artigas, que largo se me hiso ese viaje (hablando de viajes, tengo cada anécdota de ellos que tendría que escribir otro post!) lo bueno es que a Artigas podes volver mil veces y siempre la vas a encontrar igual.
Este periodo en Artigas fue diferente, ya fui con más conocimientos, en seguida conseguí un trabajito en un instituto de Computación, este era de otro pueblo pero gracias a la amistad que tenía mi tío-hermano con el dueño conseguí que ponga una sucursal allí, me prestó dos maquinas y el nombre del instituto, más otra que conseguí gracias a mi suegro, alquile una casa en el centro y enseñe computación, si, enseñe, con las cosas que me gustan soy muy atento y podía manejar Windows con los ojos cerrados además tuve la previsión de guardarme todos los manuales de Compujes.
Como dije, enseñe Windows y todo el paquete office, paso casi un año así, hasta que dueño tubo un problema, en su pueblo que tuvo que irse lejos y rápido, en fin se llevo todo y quede, como se dice… colgado, por suerte me iba bien así que pague el alquiler y lleve mis cositas a casa de la abuela, allí re instale todo y seguí como si nada, obviamente tuve que reacomodar los horarios de clase ya que solo tenía una computadora y muchos alumnos.
Con el tiempo cobre fama en el pueblo, es como en esas películas que cuentan que a los médicos le llevaban los animales y todo para que los cure, solo por ser médico, como sabían que yo entendía de computación pensaban que sabría todo sobre eso, así que también me puse a reparar alguna que otra PC, por suerte con nada complicado, algún error de Windows (¿qué raro?) o quemadura de HD lo cual se compra otro y listo, el tema es que nadie se animaba a quitarlo. (a ver si hago macana, decían)
Dolly, antes de que yo llegue ya había empezado la carrera, eligió maestra jardinera, no podría haber elegido otra cosa (es un amor con los chicos) se inscribió en la Universidad Católica de Encarnación, ciudad que está al límite de Posadas (Misiones) así es, no estaba en Artigas. Pero bueno, yo me las arreglaba para ir a verla casi cada fin de semana. Aprovechaba también para comprar insumos para las computadoras y de esa forma recuperaba el costo del pasaje.
Las cosas iban mejorando, tenía una clientela de maestros que necesitaban planillas para las escuelas, y quien mejor para encargarse de eso que yo, además conseguí muchos alumnos que tenían computadoras y querían que le enseñe pero en sus casas, gente mayor a la que no le gusta mucho salir, en fin de eso me ocupaba día y noche. Recuerden que Artigas es un pueblo muy chico y que nada de lo que hagas podes cobrarlo muy caro, así que todo era para vivir felizmente a gusto.

  • Este capitulo se lo dedico a mi Abuela

Doña Estanislaa Ledesma Centurión nació un 14 de noviembre de 1927 en Gral. Artigas, hija de don Bernardino Ledesma y de doña Mauricia Centurión de Ledesma (esta última nació en 1900 y murió en 2002, esta demás decir con cuantos años)Era de una familia de 14 hermanos (y bueno chicos, en esos tiempo no existía Internet) humilde y honesta hasta más no poder, mi bisabuelo originario de un pueblo llamado Salitre Cué (hoy Cnel. Oviedo) y que luego en mil novecientos y tanto se asentaron en Gral. Artigas, allí tenían un almacén, San Cayetano, muy concurrido por los parroquianos, aún está el viejo cartel en azul con fondo blanco diciendo “Almacén San Cayetano –abajo- Ramos Generales” mi abuela cuenta buenas anécdotas de cuando era chica y con sus hermanas atedian el local.
En fin como dije al principio de esta historia, mi abuela tenía y tiene hermanos en Buenos Aires, Asunción, Gral. Artigas y otros lugares que tanto ella como yo desconocemos, ya que no sabe del paradero de algunos. En Buenos Aires tenía dos, mi tío Goyo y mi tía Silvana. Esta última era de ir casi cada vacación a Artigas, tanto así que mando construir una casa para tal efecto y además como residencia de descanso para luego de jubilarse su esposo, o sea mi tío (Carlos, ya hablare de el mas adelante).
Paso más o menos un año de que me traslade a la casa de mi abuela con mi pequeña pero lucrativa empresa educativa (¿saben como la llame? “IAC” Instituto Artigueño de Computación, jajaj, vago, vago lo mío) un día como cualquiera recibo una llamada de Buenos Aires, era mi tía Silvana ofreciéndome y si no me ofendía, su casa en préstamo con la única condición de que se la cuide. Casa modesta pero comodísima y perfecta para que mi empresa funcione, dos habitaciones, sala, comedor y baño totalmente funcional. Ya tenía muebles y cocina a gas (garrafa) me compre una vieja heladera usada, mi tío Ignacio le instalo el cableado eléctrico y en menos de una tarde ya estaba asentado allí. Creo que omití la respuesta que di a mi tía, ¿no es obvio?
Si Dolly hubiese estado conmigo ya estaría rozando la perfección, trabajo, salud dinero y… bue ya saben que sigue. Por suerte ese ya era el último año de clases, así que se imaginaran mi felicidad el día que vino para quedarse, al comienzo quedo en casa de sus padres, entiendan que es un pueblo chico y que no es bien visto la convivencia extra matrimonial (a pesar de haber pasado casi año y medio juntos aquí) pero bueno, así son las cosas allí, esperamos un tiempo prudencial, y luego de pedir permiso a los padres se vino a vivir (de nuevo) conmigo, ahora sí, que mas podía desear.

  • 10 de agosto del 2002, ¡¡¡NOS CASAMOS!!!

No, no se imaginen “la fiesta”, fue algo sencillito y de muy muy bajo presupuesto y solo por civil, que quieren, pocas veces nos fue bien así que mejor guardar reservas. Ok, aparte de la felicidad de ya vernos como matrimonio, en nuestra manera de vivir no cambio mucho, yo siempre dije que una hoja de papel firmada por un juez no reafirmaría nada en absoluto de lo que siento por Dolly, pero bue, la ley es la ley.
Pasamos muy lindos días yo con mi mini pyme y Dolly haciendo arreglos para poder ingresar como docente en alguna escuela local. Si tengo la suerte de que algún o alguna docente paraguaya lea esto me dará la razón, en Paraguay existen reglamentos para el ingreso a la docencia, los postulantes deben tener la mayor cantidad de estudios aprobados y comprobados por medio de diplomas certificados o en todo caso documentos validados por escribanos que afirmen un estudio en curso, a cada uno de estos se lo llama puntos, algunos certificados valen más puntos que otros, siempre dependiendo del cargo a cumplirse. Ejemplo, un certificado de maestra jardinera vale el doble que un certificado de maestra de primaria en un puesto para maestra jardinera ¿se entiende no? bueno todo esto era entregado en una pulcra carpeta en la Supervisión Regional que era la encargada de la selección.
Ahora en teoría esto es de lo más correcto, pero hay un factor del cual no menciono y que se encarga de hacer su propia regla, “la corrupción” todo ese papeleo y estudio no sirve de nada si en algún lugar de la carpeta, y creo que el mejor es la primera hoja no se encuentra la firma de algún “Mburubisha” (no, no es una mala palabra, está en guaraní y significa político) y cuanto más pesado mejor. Así como yo Dolly no tiene ningún pariente o allegado de esa especie ¿qué problema no? Bueno tendremos que prescindir de esa suerte dijimos, presentó su linda carpeta, llena de puntos (no perdió el tiempo en Encarnación) paso el plazo de búsqueda y no tuvimos noticias, bueno nos habrán ganado pensamos, probemos la próxima… por alguna u otra razón nunca la llamaron y la carpeta de seguro sigue siempre en el mismo lugar.
Eso no la deprimió en lo más mínimo, no, es más le dio fuerzas para decidirse a poner su propia mini empresa, si, alquilo una casita en desuso un poco de pintura por aquí otro por allá unos dibujitos, unas sillitas y mesitas, pizarrón y juegos para el patio, listo, ha falta el nombre “Rinconcito de Luz” que les parece que era eso? Exacto un jardincito, de mañana salita de 3 y por la tarde de 4 añitos, eso era todo un sueño, las mamis pocas pero contentísimas.

  • Hay veces que uno se pregunta, ¿qué me llevo a hacer lo que estoy haciendo ahora? ¿cuál fue el punto que definió que en este momento este aquí? o más simple, ¿qué fue lo que paso para que yo esté dónde estoy? bueno aunque no crean el hecho de que yo esté aquí de nuevo en Buenos Aires, es la muerte de mi tía Silvana, trágico no? pero bue.. el tema fue así.

El 21 de julio del 2001 muere mi tía Silvana (hermana de mi abuela), si, la dueña de la casa. Mi abuela ya había ido unos días antes a Buenos Aires para acompañarla, tenía una operación programada por un cáncer en el pecho (biopsia), muchas probabilidades no tenia pero como siempre se dice, la esperanza es lo último que se pierde. Esto a nosotros nos llevo a pensar en la idea de tener que dejar la casa, por suerte con la abuela no nos iba a faltar un lugar. No sería lo mismo pero como siempre dijimos “Al menos estaríamos juntos”.
Paso mucho tiempo hasta que nos llamara el tío Carlos, (viudo de mi tía) diciéndonos que en sus vacaciones vendría a ver la casa y que resolvería que hacer con ella. Eso ya nos aclaro todo. Tendríamos que dejarla.
Carlos Alberto Díaz, argentino, descendiente de italianos, nacido en Entre Ríos más exacto en Gualeguay, gente de campo a pesar que trabajo casi toda su vida como encargado de departamentos y siempre en capital, con familiares en casi toda Argentina mas en Entre Ríos y algunos otros en Buenos Aires, en definitiva ninguno en Paraguay. Obviamente la casa ya no le serviría, las ideas que tenían en su momentos ya no eran validas, pobre, que haría el en un pueblo en donde no tenia vinculo familiar, pero si tristes recuerdos. Por más que tuviese muy buenas relaciones con la familia de su fallecida esposa no era suficiente para quedarse a vivir aquí.
Por fin llego el día, descanso y nos junto para hablar del tema. Nos dijo que efectivamente como creíamos la casa la quería vender. Dio el precio por si lo podíamos pagar (mas que obvio que no) y que por ser nosotros nos lo podía tomar en cuotas. No dijimos ni “si” ni “no” solo preguntamos si nos podía dar tiempo en pensar, y así fue.
Ideamos toda clase de propuestas con Dolly, pero ninguna era lo suficientemente buena para plantear, ambos sabíamos que como estábamos trabajando jamás podríamos sacar una suma fija por mes para pagar la cuota, así que no nos quedo otra que tomar una drástica decisión.

  • La vuelta!

A comienzos de febrero del 2004 Dolly vuelve a Buenos Aires, en principio queda en casa de su vieja amiga y por suerte a la semana consigue un trabajo cama adentro en el mismo edificio del tío Carlos. Ustedes pensaron que con el titulo de Maestra Jardinera ya no tendría que trabajar así, pues no, como todo trámite lento, en Paraguay es doblemente lento, así lo era también la entrega y validación del certificado de estudio. Ya había pasado casi 2 años de su graduación y aun no le habían entregado este y a pesar de todo no le era valido sin hacer antes un curso de actualización de 6 meses, parece poco pero en nuestra situación era impensable. (si leyeron en alguna universidad que su certificado es válido en todo Mercosur, dúdenlo porque no es tan así)
Yo llegue 20 días después, quede este tiempo para poder vender las computadoras, la heladera (que realmente en su estado fue un milagro venderla) y también para poder finalizar unos cursos que estaba dando.
Lo que le planteamos al tío fue exactamente esto, venir a Buenos Aires trabajar y de esa manera poder pasarle mes a mes una suma determinada como pago de la cuota, ahora esto no sería nada fácil así que también le pedimos si yo podía quedar viviendo en su departamento y que a cambio le ayudaría en su trabajo como encargado. Creo que esto fue lo que le gusto más. Así que acepto.
Como siempre y de esto sabrán todos, uno no llega y el trabajo lo espera, así que paso un par de semanas antes de poder encontrar algún trabajo, se me ocurrió hacerme unos volantes y todas las mañanas salía a las calles a entregarlos ofreciéndome en él como técnico de PC, además miraba los principales diarios por la web, me anote en varias páginas de curriculums, en fin, todo lo que se me ocurra. Una mañana caminando por Las Heras veo pegado al vidrio del kiosco un cartel diciendo que necesitaban empleado para un ciber café, fui a la dirección y entre, por suerte aun no habían tomado pero vi el pilón de curriculums que tenían acumulado, puf, desilusión, en fin no espere para nada que al otro día me suene el celular pidiéndome que vuelva a una entrevista, fui me atendieron muy amablemente, en definitiva todo muy bien, demasiado para ser cierto. (Luego me daría cuenta porque)

  • El Ciber

Al tercer día que empecé a trabajar se presenta la dueña que según después me entere estaría de viaje. Llego se presento, no muy amable pero en ese momento no me intereso, ni me afecto, de seguro vendrá solo cada tanto, pues no fue así, Venia todas las tardes, se sentaba un rato a chatear luego se encerraba en su oficina que se encontraba al fondo del negocio y de allí solo salía para dar órdenes. En caja por la mañana estaba un sobrino (suyo) y una chica, por la tarde una sobrina y yo. Creo que fue al cuarto día que cometí el fatal error, vi que una señora entro se acerco al mostrador y pregunto por si acaso conocían un técnico en computación, conto que su PC estaba dando errores y que no sabía a quién recurrir, el chicos del mostrador le dijo que no y se fue. Al escuchar esto y con toda la buena intención espere que la dueña salga de su oficina y le dije. Sra. Silvia, puedo hablarle un segundo? -Si, como no… En fin le comente que era técnico y como hoy vi entrar a una persona solicitando uno, le dije claramente si querría ofrecerme como tal y que de lo cobrado le daría el 40% como retribución a la publicidad, que lo haría en mi tiempo fuera horario de trabajo para no faltarle, me miro asombrada y me dijo.. Textualmente. “No Rubén, de ninguna manera, lo que vos cobres es tuyo, hacelo por tu cuenta” clara y precisa. Listo, avise a los chicos y seguí trabajando normalmente.
Justo al otro día entra otra señora, misma pregunta sobre un técnico, solo que esta vez enseguida se acerco a mí y me planteo su inconveniente, me di cuenta que era un problema del sistema, bastante simple pero que requería de un técnico, arreglamos el día de la visita y se fue, contenta. No recuerdo bien mi horario en ese local pero si estoy seguro que pase por la clienta después de salir del trabajo. Fui lo repare y como estaba en frente del local quede a saludar a los chicos, después fui a casa a descansar. Paso el fin de semana y llego el lunes, un rato antes de salir a trabajar la señora Silvia (la dueña) me llama al celular preguntándome cuanto le había cobrado a la clienta del soporte, contento le dije “60 pesos señora” -ok Rubén, cuando llegues pásale lo correspondiente a Fernando (el chico de la caja), -disculpe señora, no le entiendo, ¿que necesita? -lo que nos correspondería por el soporte técnico, déjaselo a Fernando cuando llegues. -disculpe de nuevo señora, pero yo cuando le comente de esto usted me dijo que no me preocupe que lo haga por mi cuenta. -ok Rubén, después hablamos. Y me corto. Llego Dolly y le comente, yo medio enojado, ella en cambio me dice que le dé el porcentaje, que por ahí se olvido. En fin me convenció, aparté la plata y fui. Llego la hora y ni bien entre Fernando me dice que me esperaban en la oficina, entre y me dice. -Rubén, allí en ese sobre tenés por lo trabajado en esta semana, discúlpame pero así con esta actitud no podemos seguir dándote empleo. Se imaginaran mi cara cuando dijo esto! no lo podía creer, yo que tenía en la mano la plata para darle, no le dije nada, agarre mi sobre y me fui. Hay veces que la explicación o discusión esta de mas, ella sabe cómo fue, supongo que solo me quería echar, tal vez no le gusto mi cara o mi forma de ser, la verdad no sé y de seguro nunca lo sabré.
Trate de olvidarme rápidamente de esa semana, bastante rara por cierto y seguir mi búsqueda como si nada hubiera pasado, a todo esto como dije anteriormente estaba alojándome en la casa de mi tío Carlos, armaba todas las noches una camita en la cocina para poder dormir, luego por la mañana temprano la desarmaba y la sacaba al balcón, el departamento era chico y trate de molestar lo menos posible. Esto no duro mucho tiempo creo que al mes se desocupo un departamento y me mude… jajaj… nooo… creyeron que tendría mi departamento propio, jua. Ojala, me mude a la baulera, así llaman a las habitaciones que hay en el último piso, es un lugar en donde los propietarios guardan sus cosas, muebles viejos o cajas de chucherías. Allí acomode mi colchoncito, la cama no entraba, tenía una ventana por donde entraba vientito de noche, estaba bueno, solo pero tranquilo.

  • La fabrica

No sabría decir cuánto tiempo estuve sin trabajo, 20 o 30 días, no recuerdo, tampoco recuerdo como llego a parar mi curriculum a Banfield, si hasta allí fui como técnico ayudante, era una empresa que hacia maquinas para el control de personal, marcadores de tarjetas mecánicos y electrónicos con tarjetas magnéticas, molinetes, las propias tarjetas y el soft. Por razones que desconozco me tomaron a los 2 días de la entrevista.
El dueño… he conocido poca gente realmente mala en este mundo y este señor era uno de esos, no recuerdo el nombre (y creo que es una suerte) pero si el de la empresa, podría escracharlo si quisiera pero no creo que valga la pena, esto quedaba a unas cuadras de la estación de Banfield, empezaba a trabajar a las 8 de la mañana pero tenía que estar como mucho a las 7:45 en la puerta, política de la empresa, tenía casi 1 hora 40 minutos de viaje, como aun estaba viviendo en recoleta, justamente en Arenales y Santa Fe. Tenía que tomar el 60 hasta constitución, de allí el tren y para ahorrarme una moneda me caminaba las 15 cuadras desde la estación hasta la fabrica.
Ahora, ¿porque digo que esta persona era mala? la verdad, no me gusta juzgar a la gente, y el hecho de que diga esto, es porque no soy el único en creerlo, un ejemplo: sus propios hijos lo odiaban tanto que fundaron una empresa en el mismo rubro solo para competir con él, le robaban los clientes y los programadores. Familia jodida no?
Allí estuve tres meses, mejor dicho, casi tres por que 2 días antes de cumplirlo el jefe me llama a su oficina diciéndome que ya no precisa de mis servicios, claro, ya termine de instalarle toda la red, configurarle el win server, hacerle el mantenimiento de todas sus impresoras y PCs, la escusa, que en realidad el necesitaba un programador y que yo solo estaba de prueba. (Mantuve alguna amistad con los otros empleados, así me entere que los problemas que encontré el día que ingrese fueron causados por el antiguo programador días antes de renunciar)

  • En Lugano

Una de las hermanas de mi abuela es la Tía Quiqui (es un apodo, su verdadero nombre es Roque, no, no me equivoque es mujer, su nombre tiene una historia que de seguro ella no lo quiere contar) que a pesar de no peder tener hijos propios siempre esta rodeada de chicos, en su vida adopto 3 mi primo Beto y mis primas Eli y Liliana (en realidad serian mis tíos pero…) Mi prima Eli ya hacia unos años que estaba viviendo y trabajando en buenos aires, hasta ya se había hecho de un novio, Policía de una vida muy misteriosa… ya verán por que lo digo. Al enterarnos en donde vivía fuimos un fin de semana a visitarla, siempre tuve muy buena relación con ella, entre saludos y charla nos comento que con el novio estaban pensando alquilar un departamento, nosotros como en ese momento estábamos con trabajo le propusimos (si les interesaba) compartir el alquiler, siempre y cuando el depa era lo suficiente grande para los 4, y así fue, a las semanas encontró uno y nos mudamos a Lugano, allí donde están los edificios casi todos iguales cerca del autodromo, y pasando el parque de la ciudad.
El departamento de 3 ambientes dos dormitorios, sala bien espaciada cocina y baño, era invierno casi entrando a primavera y por suerte teníamos calefacción. Nosotros nos instalamos en un cuarto como solo teníamos un colchón más nuestras ropas no ocupamos mucho espacio, al comienzo la convivencia era muy buena, el novio como hizo todo el tramite con su amigo dueño del departamento (nunca nos dijo cuanto pagaba) nos ofreció pagarle 300 pesos mensuales por el alquiler mas la división de los gastos de luz, gas, etc. igual todo eso sumado nos pareció razonable, así que todo marcho de 10. El policía no era del común de personas que sale del trabajo y viene a su casa a descansar, a veces pasaban dos o tres días y no se lo veía, así fue al comienzo, luego las ausencias fueron mas notorias, pasaron a ser de semanas y hasta 15 o 20 días, según él tenia un trabajo de vigilancia sumado a que también trabajaba como camarógrafo policial en casos que solo él sabia, a nosotros la verdad el hecho no debería preocuparnos, el problema era mi prima, ella no estaba trabajando así que dependía totalmente de los ingresos del novio, los cuales no siempre eran los ideales, mas de una vez no ha tenido que comer así que nos hicimos cargo de eso. Téngase en cuenta que en momentos en que nos mudamos a Lugano yo aun estaba trabajando en Banfield pero paso solo un mes para que quedara sin trabajo, por suerte Dolly seguía en el suyo, así que de nuevo tuve que salir a buscar uno.
Como siempre mi estrategia era la búsqueda por Internet, a diferencia de otras veces la urgencia era mayor tanto que vivía tenso y malhumorado a tal punto que sufrí de una gastroenteritis con principio de ulcera, suena horrible no, y así dolió. paso casi un mes mas y nada, en uno de sus regresos al policía pareciera que le molesto nuestra presencia, es que de seguro nos veía como mala influencia para su cómoda relación con mi prima y así nada mas se le ocurrió querer aumentarnos más el alquiler, nos pidió que le paguemos 400 pesos gastos y la mitad de las expensas, para un dpto de esas características se podía pagar pero nuestra situación no nos permitía tal gasto, le pedimos si nos podía mantener el anterior alquiler asta al que podamos conseguir otro lugar, creen que eso lo ablando? no para nada nos dijo que si pero que nos apuremos.

  • En Flores

Gracias a la incondicional amiga de Dolly, que en agradecimiento voy a decir su nombre “Rita” Esquivel, fue la que dio hospedaje a Dolly la primera y segunda vez que vino a Buenos Aires, mujer alegre y jovial como pocas, siempre sonriente y amable. Ella nos dio una mano contándonos sobre un hotel gerenciado por una amiga suya la cual nos podía dar una habitación, eso fue en Flores y para allí fuimos, la mudanza, la hicimos una tarde y en colectivo, como siempre no tuvimos nada que llevar, el colchón bien doblado y metido en una bolsa de consocio mochilas y un par de butacas que habíamos comprado unas semanas antes.
En flores alquilamos una habitación, cocina y baño compartido. El cuarto, para que se den una idea del tamaño, entraba una cama de plaza y media pero solo de ancho, si la dabas vuelta no abrías la puerta, tenía una especie de placar encastrado en la pared una mesita y dos sillas bastante viejitas. No era el mejor barrio ni el mejor hotel y ni menos la mejor habitación pero era lo que había, gente muy buena trabajadora y humilde, empezando por la administradora, la señora Graciela. Luego de habernos mudado tipo 15 días tuve mi primer contacto con lo que seria hasta el día de hoy mi relación con Telefónica.

  • Mi saga en Telefonica

Un día me llaman de una consultora preguntándome si podía asistir a una entrevista grupal en un establecimiento de telefónica en ciudadela, como si pudiera no aceptar, fui entregue curriculum, sufrí de un aburrido test psicotécnico, (hablando de eso, por que nunca te dicen el resultado, uno se mata neuronas resolviéndolo para que después te las pisotees de nuevo con la duda) paso menos de una semana para que me llaman de nuevo, esta vez para preguntarme si no tenia inconveniente en hacer un trabajo temporal en unas oficinas de telefónica ubicadas en el micro centro (Suipacha 150, ese trabajo duro mas de 2 años jejeje…) el primer periodo duro 10 días, me presente junto a un chico que creo se llamaba Pablo era para extraer datos de unos microfilms, datos de la vieja ENTEL, en ese momento no tenia ni idea de lo que hacia, era pasar fechas y hora y de allí sacar numero de cuenta en una planilla de Excel, a los días de hacer el mismo proceso fui encontrándole la lógica y creo que los de mi alrededor se dieron cuenta, termine el trabajo me llamaron de la consultora me indicaron que renuncie y a los 3 días fui a cobrar.
Nunca cobre tanto por tan poco tiempo, según entendí después, el cobro por horas es siempre más conveniente, paso menos de tres días y me vuelven a llamar la misma propuesta y en el mismo lugar, fui, me presente de nuevo, en ese entonces el gerente de Telef. cual estaba encargado de mi era Walter A. me indico hacer el mismo trabajo, en esta oportunidad también fui acompañado de un muchacho, pero ya no era Pablo, este creo se llamaba Diego, me daba las fechas del Excel y yo le pasaba los números de cuenta que figuraban en el microfilm, estuvimos como 15 días, de nuevo renunciamos y fui a cobrar, mi sorpresa de nuevo con el cobro, pensé, que bueno trabajar 15 días y cobrar como un mes.
Como esperaba me volvieron a llamar je, esta vez me dijeron que era por tiempo indefinido, pero por la forma en que me lo dijo entendí que eso tampoco significaba estar fijo, pero bue… no tenia opciones.
Entré, salude a Walter y pregunte cual seria mi ocupación esa vez, me busco un escritorio PC hojas y un bibliorato en donde tenia que buscar unos datos. Esta vez dure 3 meses, si, 3 largos meses, no es que quisiera haber trabajado solo 15 días, sino que pensé que solo podía durar eso, me encanto el ambiente, los demás empleados me trataban muy bien, había una señora llamada Lise que casi siempre por la mañana me traía una taza de té.
Como dije, duro 3 meses paso 15 días y me volvieron a llamar, ahora para otro sector, creo que fue el sector legal de Telef., fue en las oficinas de Ingeniero Huergo, cerca de la facultad de arquitectura, allí permanecí por un lapso de 6 meses haciendo una búsqueda de datos para presentar en un juicio, vi que fue mucha la fe que me tuvieron por que prácticamente todo el trabajo lo hice solo, apenas asistido por la que en esos momento seria de quien estaba a cargo. Paula R.
De allí salí y a la semana ya estuve de nuevo en Suipacha, este último periodo fue el más largo tanto que tuve la esperanza de ingresar como empleado fijo. Fue mucho tiempo el que permanecí trabajando, hasta el mediados del 2007 a pesar de no haber ingresado como empleado fijo no puedo quejarme de telefónica y menos aun de mis compañeros de trabajo, fueron todos muy amables y atentos, más aun cuando supieron que mi tiempo se acababa en el lugar, recuerdo ese día, todos los del piso se reunieron y fueron a la gerencia, luego me informaron que no pudieron hacer nada, que la orden venia de muy arriba, que el gerente de ese sector tampoco no quería mi despido, que lastimosamente ya estaba resuelto, no obstante me mantendrian con trabajo unos meses mas ya que sabian de mi situacion, la cual cuento mas adelante.

  • Embarazados?!

Creo que a pesar de todo lo que paso el 2006 fue el mejor año del cual tengo recuerdos, en febrero, rondando el cumpleaños de Dolly nos enteramos que estaba embarazada, si, para mí fue la mejor noticia de mi vida. Desde que nos conocimos y tuvimos intimidad nos hemos cuidado pero en ese periodo viendo la racha de buena fortuna decidimos intentar ese milagro. En realidad dejamos de cuidarnos desde principios del 2006 pero nada, empezamos a dudar de nuestra capacidad tanto que Dolly consulto a especialistas, según estos estaba todo bien, solo debíamos confiar en nuestra suerte, por suerte así fue. Imagínense, del miedo de no estar lo suficientemente preparados para traer una nueva vida a este mundo loco, ya sé bastante sobre las consecuencias de tener un hijo en una familia que no está preparada para sostenerlo, y no quería que eso se repita, pero también estaba consciente que ya no era un jovencito y no quería privarme de la experiencia de ser padre antes de que sea tarde.
Por fin en casa, por fin en San Martin
Era más o menos a mediados de agosto, un día como cualquiera estábamos en el Hotel y llaman a Dolly diciéndole que tenía una llamada telefónica, Dolly salió corriendo ya que el teléfono estaba en la entrada, estuvo hablando como 10 minutos, vino, me miro, tenía una mirada rara como si no hubiese entendido lo que le dijeron pero alegre a la vez, “Me llamo la Tía Chiquita” me dijo.
Los abuelos materno de Dolly, Teresa de Jesús Caballero y Carlos Aparicio Centurión, tuvieron 9 hijos, lastimosamente no se los nombre de todos, algunos viviendo en Asunción, Gral. Artigas (mama de Dolly), Posadas y dos aquí en Buenos Aires, la tía Beba y la tía Chiquita (Constancia Centurión de Gauna casada con el señor Rubén Gauna) ambas residentes desde hace mucho tiempo en Gral. San Martin provincia de Bs. As.
El llamado de la tía chiquita era para ofrecernos que fuéramos a vivir con ellos, que tenían una casita detrás de la suya, que supo por un primo de Dolly de nosotros y donde estábamos, en fin no acepto un no como respuesta y que fuéramos lo antes posible, como siempre esta de mas decir que respondimos. Al siguiente fin de semana el tío de Dolly, Rubén (como yo) apareció con un fletero vecino y amigo suyo para llevarnos, esta vez teníamos cosas para mudar, no muchas pero si lo suficientes para no poder hacerlo por colectivo, no podíamos creer aun la suerte que teníamos, un nuevo futuro nos esperaba y pintaba lindo.
El periodo de embarazo fue bastante complicado (más por que yo sufrí del tan famoso embarazo sicológico), inexpertos ginecólogos con malas expectativas, por suerte y como en ese momento era empleado de telefónica pude adherir a Dolly a mi obra social, la cual tenía como prestador medico a Galeno (no es necesario comentar lo bueno que es) esa fue la mejor decisión y más aun al elegir el ginecólogo, no acertó del todo en sus cálculos pero lo supo corregir en el último momento.
Y qué momento! el 15 de noviembre del 2006, tarde gris, lluviosa y pudo haber sido triste excepto por un detallito. Vi la criatura más preciosa de este mundo…

                                                                               ¡¡¡ NACIO TOBIAS !!!

Besos a todos...

1 respuesta
1971
por 1971 hace 7 años.

wauuuuuuuuuu amigo q historia ,la verdad has pasado muchas cosas ,ambos es decir ,si supiera algo de ese nombre te juro te ayudaria de todo corazon debe ser una asignatura pendiente en tu vida ojala tengas mucha suerte tu mama es muy joven ahun asi q quizas tengas suerte de encontrarla toda la fuerza y suerte existente ,si llego a enterarme de algo con gusto te avizare saludos


Reglas de Preguntas y respuestas:

  • NO criticar a personas o empresas
  • NO contenido comercial
  • NO contenido ofensivo
  • NO contenido ilegal
  • ¡Cuidado con el vocabulario y la ortografía!
Responder ahora:

Para participar en la sección de "Preguntas y Respuestas" de paraBebés es necesario identificarte como usuario o bien registrarte y validar tu cuenta en paraBebés.

¿Quieres hacer una pregunta?

Resuelve todas tus dudas con la ayuda de nuestros usuarios en la comunidad de paraBebés.

Hacer una pregunta

Preguntas relacionadas

sangrado vaginal

hola antes k nada estoy un poco... Leer más >>


Mi cumpleaños

amigas estoy feliz quieron que sepan... Leer más >>


lo extrañoooooo muchooo me siento solita

nenas mi esposo se lo fueeee!!!!!! ya... Leer más >>

Búsquedas relacionadas

Mapa web

paraBebés Grupo Intercom Enisa

Sobre paraBebés